Volver

Comercial de Grandes Cuentas

Sébastien, Verescence Mers-les-Bains (France)

DE ELECTRICISTA A RESPONSABLE COMERCIAL DE «GRANDES CUENTAS»: ¡HAY QUE ATREVERSE!

« Antes de empezar a trabajar en Verescence, en marzo de 2006, como electricista en turnos rotativos (o lo que es lo mismo, de refuerzo de los titulares), había realizado algunos trabajos temporales y de verano (en el departamento de clasificación, automatización, etc.) en Mers-les-Bains. En resumen, conocía la fábrica, el principal empleador de la zona. Con mi ciclo formativo de grado superior en electrotecnia, la incorporación en el servicio eléctrico fue lo normal. Estuve allí 4 años. En lugar de aspirar de forma natural a un puesto de electricista, me presenté para un puesto vacante en un campo completamente diferente, el de la Supply Chain. Me hicieron una prueba, me evaluaron y confiaron en mí. De ahí vino mi primera experiencia comercial y el descubrimiento de las relaciones con los clientes primero en el servicio posventa. Era una terra incognita por conquistar: conocimiento de las herramientas, de los productos de principio a fin y de los clientes.

Mi formación inicial y mi trabajo no me predestinaron para el puesto actual. ¡Hay que lanzarse!

Tener una visión general, construir relaciones, ser un intermediario son la clave. Mi deseo era salir del marco interno de mi puesto anterior, explotar mis dotes en relaciones interpersonales, sentirme útil participando en el crecimiento de la empresa; me tentaba esta trayectoria. Primero gestioné las cuentas de Givenchy y Kenzo, luego una pequeña parte de L'Oréal y finalmente toda L'Oréal. He evolucionado, paso a paso, hasta convertirme en Key Account Manager, o dicho de otro modo, «responsable de grandes cuentas». Tuve la suerte de tener en mi cartera a Coty cuando empezó a internacionalizarse, lo que me permitió mejorar mi inglés y tener el orgullo de ser el primero en venderles Verre Minéral. Trabajar en conjunto con los diferentes centros de nuestro grupo, líder mundial en fabricación de frascos, es emocionante. Estoy en contacto permanente sobre todo con nuestros equipos de Covington o de La Granja.

Mi formación inicial y mi trabajo no me predestinaron para el puesto actual. ¡Hay que lanzarse! También he trabajado duro y he contado con el apoyo de la empresa, en particular a través de la formación MBTI (cuyo objetivo es determinar tu forma personal de acercarte al cliente en términos de negociación de precios y contacto).

Trabajar en conjunto con los diferentes centros de nuestro grupo, líder mundial en fabricación de frascos, es emocionante. Estoy en contacto permanente sobre todo con nuestros equipos de Covington o de La Granja.

Ser comercial significa poder trabajar en coordinación con diferentes departamentos (I+D, calidad, producción, logística, etc.) para elaborar juntos una oferta, orientar a unos y a otros para ajustar los deseos de un cliente y los requisitos industriales. El proyecto del frasco David Beckham, con la innovación Verre Minéral también fue muy audaz. Lo logramos. ¡Fue memorable! »

Volver
Cargando