Volver

Jefe de proyecto de Desarrollo de productos

Théophane, Verescence North America (Nueva York, EE.UU)

Jefe de proyecto de Desarrollo de productos

UNA ASCENSIÓN TRANSATLÁNTICA DE MERS-LES-BAINS A NUEVA YORK (EE.UU.)

« La oportunidad de unas prácticas al terminar los estudios en la escuela de ingeniería (ESI Reims) me permitió conocer Verescence en 2016. Trabajé en el departamento de Desarrollo como asistente del jefe de proyectos de Desarrollo en Mers-les-Bains antes de ser contratado como director de proyectos junior con un contrato temporal. Trabajé en proyectos para L'Oréal, luego para Shiseido bajo la supervisión de un responsable muy pedagógico que me hizo progresar enormemente. En septiembre de 2017, una incursión de un año en otro departamento, el de Calidad, me permitió profundizar en el conocimiento del proceso de Verescence desde un punto de vista muy operativo, con el añadido de la resolución de problemas y más «de campo» que en el departamento de Desarrollo donde debemos ser bastante conceptuales. Como agente de Calidad del Cliente, fui responsable de la calidad ante el cliente y me encargué de aplicar planes de acción y de compartirlos con los equipos, principalmente para las marcas Coty y Clarins.

Las expectativas de nuestros clientes son altas, pero gratificantes cuando un proyecto de lanzamiento de producto tiene éxito. ¡Es muy motivador!

Regresé a «mi primer amor» gracias a una mutación al puesto de jefe de proyecto de desarrollo de productos: con sede en Nueva York, con un contrato local (contrato fijo en EE.UU.) desde septiembre de 2018 estoy en contacto con todas las plantas de fabricación. Incluso estando en el extranjero, los vínculos con equipos de otros países, entre ellos Francia, son fuertes y frecuentes. Mis clientes son americanos (Estée Lauder, MAST, entre otros) y el trato con ellos es más frecuente que en Francia. ¡Menudo reto! Sus expectativas son altas, pero gratificantes cuando un proyecto de lanzamiento de producto tiene éxito. ¡Es muy motivador! El lujo antes no tenía ningún atractivo especial para mí, ahora sí; la pasión de los hombres y mujeres que trabajan en Verescence es contagiosa…

Avanzar hacia mayores responsabilidades dentro de Verescence es un proceso gradual: al principio se me asignaron tareas simples y luego proyectos cada vez más complejos. Todos los jefes de proyecto junior pasan por este ritual de acompañamiento que les evita ser lanzados a lo desconocido. Antes de trasladarme consolidé mi formación de inglés para estar completamente cómodo al llegar al continente americano. En resumen, mi trabajo consiste en encontrar soluciones que se adapten a los retos más atrevidos.

No hay éxito sin trabajo en equipo; desarrollo, calidad, comercial, todas las facetas de Verescence se movilizan para conseguir un proyecto y llevarlo a buen término. Durante mi carrera profesional he tenido la oportunidad de trabajar con todas las plantas de Verescence en el mundo debido al perímetro de mis cuentas de cliente. Confiar más en la comunicación con los equipos y priorizar las tareas permite ir más rápido, lo cual es una garantía de éxito, por ejemplo, para el emblemático frasco Light Blue de Dolce&Gabbana. »

Volver
Cargando